¿Cómo funciona?

En colaboración con USAID y otras iniciativas, Grillo ha creado una red sísmica en México y Chile. Nuestros sensores envían datos sísmicos a la nube cada segundo donde podemos detectar (más rápido que otros) la ocurrencia de sismos. Es en este momento, que enviamos alertas a las escuelas que sentirán el temblor.

Otros sistemas no tienen la cobertura para llegar a comunidades remotas, o la capacidad de enviar alertas únicamente a aquellas que son vulnerables al sismo.

¿Qué sigue?

Estamos trabajando con diversas fundaciones y empresas privadas para hacer llegar nuestro sistema de alarma a nuevas comunidades, con el objetivo de proteger a más de 25 para finales de 2019. Cada dispositivo de alarma incluye un sensor sísmico que nos ayudará a expandir nuestra red y ofrecer más  alertas más rápido.